Estufas ahorradoras de leña reducen la deforestación y mejoran la salud

Como parte del programa Alianza por la Resiliencia en Guatemala dotamos a 60 familias de la comunidad Maya K’iche’ de Xatinap V con nuevas estufas ahorradoras de leña. Los beneficios de las estufas incluyen una mejora de la salud, especialmente de las mujeres, niñas y niños, ahorro económico de las familias y una reducción de deforestación de casi 8 hectáreas por año. Esta deforestación en áreas susceptibles a deslizamientos y deslaves, significa una reducción del riesgo de desastres para la comunidad.

Xatinap V es una comunidad Maya K’iche’ que se ubica en la sub-cuenca del río Cucubá, la cual es parte de la cabecera de la extensa e importante cuenca hidrográfica del río Motagua que atraviesa casi toda Guatemala. Para su población aproximada de 1,802 habitantes, al igual que para la mayoría de comunidades indígenas de Guatemala, la leña ha constituido parte del recurso natural indispensable para su sobrevivencia, ya que es la fuente primaria de combustible para la preparación de alimentos así como de luz, calefacción y protección contra insectos. En la Cosmovisión Maya el fuego constituye el centro de convivencia y armonía familiar ya que a su alrededor se comparten las enseñanzas y sabiduría de los mayores hacia sus descendientes.

En su condición de pobreza, las familias utilizan fogones abiertos en la cocina con elevado consumo de leña (se estima que una familia de 6 miembros, consume 21 m3 de leña al año), contaminación, daño ambiental y efectos nocivos en la salud humana. También por este elevado consumo, la disponibilidad de leña es cada vez más precaria. Según el Análisis de Vulnerabilidad y Capacidad -AVC- realizado con el apoyo de Cruz Roja Guatemalteca, la cobertura boscosa se redujo de 80% en el año 1960 al 25% en el 2011 para el total del área de la comunidad. Esto incide en la disponibilidad del agua, el deterioro del entorno y la exposición de la comunidad ante desastres.

Impactos concretos

La dotación de las estufas ahorradoras de leña, representa evitar la degradación en 7.92 hectáreas de bosque por año en la comunidad y en la microcuenca hidrográfica del río Cucubá. Se contribuye asimismo con la reducción del riesgo de desastres al minimizar la extracción de árboles del bosque, sobre todo de áreas muy escarpadas y propensas a deslizamientos. Por otra parte, es una forma de disminución de CO2 a la atmósfera ya que reduce la combustión y el calor que la leña emite.

Además, las estufas reducen significativamente la contaminación dentro de los hogares y sus efectos nocivos en la salud humana. El juego de tubos de lámina galvanizada y sombrero canalizan el humo de la cocina, y por ende evitan exposición directa a los residuos tóxicos (monóxido de carbono) que además de contaminar ocasionan problemas respiratorios, infecciones oculares, etc. Los beneficios en la salud se presentan para las mujeres, niñas y niños, ya que son quienes pasan más tiempo en la cocina.

Capacitaciones

Capacitamos y sensibilizamos a las familias participantes en el Microproyecto en materia de Manejo y Restauración de Ecosistemas –MRE- para a fortalecer sus conocimientos y por consiguiente para tener mejor aptitud y sobre todo actitud y respuesta ante la problemática ambiental que se enfrenta a todo nivel. Como acción complementaria, hicimos talleres sobre temas de seguridad alimentaria y nutricional y uso eficiente de las estufas, permitiendo contribuir a la práctica de “cocina saludable” y a una mejor nutrición familiar.

Socio(s)

El microproyecto de las estufas ahorradoras de leña se implementó en coordinación con el socio local Cruz Roja Guatemalteca. Las estufas fueron construidas por albañiles previamente capacitados por el Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (INTECAP) en otra comunidad de Quiché favorecida por otro microproyecto de Cruz Roja, por lo que esta experiencia constituyó parte de un intercambio en el marco de la Alianza por la Resiliencia y solidaridad entre comunidades.