Asociación de Soja Responsable (RTRS)

La certificación de soja garantiza que la soja haya tenido su origen a través de un proceso ambientalmente correcto, socialmente adecuado y económicamente viable. De esta manera se promueve una gestión de producción de soja responsable. Si bien existen otros estándares, la Asociación de Soja Responsable (Round Table on Responsible Soy - RTRS) se destaca hoy como el mejor  sistema de estándares voluntario para la cadena de soja. La RTRS ha desarrollado las bases para lograr un buen nivel de confiabilidad sobre aspectos críticos como acreditación, requerimientos de muestreo, procedimientos de auditoría y verificación, consulta con tomadores de decisión, procedimientos relacionados a sistemas de quejas, nivel de transparencia y accesibilidad de la información.

Asimismo, como es una plataforma que incluye a múltiples actores con intereses diferentes, brinda un nivel mayor de confiabilidad que otros sistemas, basados en compañías de propiedades privadas o en asociaciones industriales. En este sentido, la participación de organizaciones de la sociedad civil ha impulsado la creación de grupos de trabajo con temas muy relevantes como es el uso de agroquímicos. Wetlands International Argentina participó activamente del Grupo de Trabajo de Plaguicidas que hizo foco en el Endosulfán, Paraquat, Carbofurán, Glifosato, Clorpirifós y Cipermetrina, para los cuales se generaron recomendaciones que se incorporaron al estándar.

Hoy el desafío es el mercado, reticente a comprometerse a la compra de volúmenes importantes de soja certificada, y la falta de metas claras por parte de los gobiernos de los países compradores de soja. La baja participación de mercado de la RTRS (menos del 1%) y la mínima cantidad de hectáreas bajo certificación sólo podrán revertirse con un mayor compromiso de los gobiernos y de las principales empresas compradoras. Sin embargo, la RTRS sigue siendo el mejor instrumento de su tipo para disminuir los impactos negativos ambientales y sociales en los países productores de soja. De todos modos es importante que estos mecanismos de certificación se vinculen con otros sistemas que permitan avanzar en buenas prácticas agrícolas y de planificación del uso de la tierra en áreas críticas, de alta diversidad biológica, presencia de población rural campesina e indígena y con fuerte dinámica de ampliación de la frontera agropecuaria.