Programa Soja y Humedales

El avance del cultivo de soja en Argentina impacta fuertemente sobre los humedales. Wetlands International promueve la integración de la conservación y el uso sustentable de los humedales y el agua en las políticas y agendas del sector público y privado relacionados con el cultivo de soja y con la producción de soja responsable en particular.
 

En la actualidad la soja representa más del 60% de la superficie cultivada de Argentina. Debido a su alta rentabilidad y a las nuevas tecnologías, el cultivo de soja se ha ido extendiendo a zonas en las que jamás se hubiera pensado posible la agricultura. Los principales impactos se traducen directamente en la desaparición e indirectamente en la degradación de los humedales, así como en la pérdida de conectividad y biodiversidad asociada.

Todo ello conduce a la pérdida de funciones ecosistémicas y, en consecuencia, a la pérdida de los bienes y servicios que los humedales proveen a la sociedad, como la amortiguación de los efectos de las inundaciones, el almacenamiento de agua para consumo y producción, la retención y fijación de sedimentos y contaminantes, el mejoramiento de la calidad de agua y la oferta de ambientes de interés paisajístico, entre otros.

Principales iniciativas

Wetlands International Argentina trabaja para la generación de conocimiento de base e información técnica sobre impactos del cultivo de soja en humedales, (ver nuestra reciente publicación). Asimismo participamos del esquema de certificación de la Asociación Internacional de Soja Responsable (RTRS), en pos de que se profundicen los criterios en relación a los humedales y su conservación. También coordinamos acciones con la oficina de Wetlands International en Holanda, así como con otros socios internacionales, a fin de promover que los países compradores de soja del Hemisferio Norte importen sólo soja certificada como responsable.

Más recientemente y en forma conjunta con otras organizaciones de la sociedad civil de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, hemos iniciado el desarrollo de un Observatorio Socioambiental de Soja, el cual incluirá el diagnóstico, análisis, difusión y transferencia de la información relacionada con el avance de la producción de soja en los países productores de Sudamérica.