Fuego en el Delta del Paraná

Inicio » Noticias » Reservas de agua disponibles desde las montañas hasta el mar » Ríos y lagos » Fuego en el Delta del Paraná
Noticias

Carta abierta

La Fundación Humedales / Wetlands International manifiesta su preocupación ante la grave situación actual del Delta del Paraná en relación con los incendiosÉstos no sólo afectan la integridad ecológica de los humedales de la regióy su biodiversidad, sino también a sus habitantes, ciudades y pueblos aledaños. 

En situaciones climáticas e hidrológicas normales, los humedales habitualmente constituyen barreras físicas naturales que pueden ayudar a limitar la expansión de los fuegos, siendo ello un valioso servicio ecosistémico. Sin embargo, frente a una situación de “seca” agravada por la bajante histórica del río Paraná, las condiciones de humedad presentes en los suelos de este mosaico de humedales hoy no son suficientes para cumplir dicha función. Por lo tanto, en los últimos meses los incendios han prosperado superando los 11.700 focos de fuego desde comienzos de este año*, afectando al territorio regido por el Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible del Delta del Paraná (PIECAS -DP) que incluye la jurisdicción de tres provincias y Parques Nacionales. 

Considerando este contexto ambiental de bajante y pocas precipitaciones, como parte de un amplio colectivo de organizaciones, desde el mes de abril comenzamos a alertar a ministerios y autoridades de nivel nacional y provincial solicitando un plan de alerta temprana que incluya las medidas necesarias para reducir riesgos de desastre. Tratando de evitar la repetición de un evento con alto impacto al ambiente y a la sociedad, que ya tuvo lugar en esta región en 2008. Sin embargo, sólo en julio, se registraron más de 6.700 focos de fuego. Esta situación de emergencia socioambiental pone de manifiesto la necesidad de trabajar fuertemente un conjunto de alternativas que a futuro permitan establecer procedimientos claros para anticipar y prevenir los incendios, pero también para poner en marcha protocolos de acción cuando la situación supere umbrales aceptables. La situación de emergencia ha generado diferentes  iniciativas en búsqueda de respuestas. Entre estas sobresale el interés por avanzar con una serie de propuestas de leyes de presupuestos mínimos para la conservación de los humedales en el Congreso de la Nación. Desde el punto de vista del ordenamiento ambiental del territorio de humedales, compartimos la iniciativa del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Administración de Parques Nacionales y las provincias de reactivar el PIECAS-DP. Es destacable, asimismo, los operativos activados desde el Ministerio de Seguridad y los Planes de Manejo del Fuego para combatir incendios en las áreas más afectadas. No obstante, estas herramientas ofrecen, en el mejor de los casos, respuestas parciales y requieren de un mayor nivel de articulación estratégica capaz de brindar soluciones más integrales.

Reconociendo los antecedentes del trabajo que, desde hace muchos años, se viene realizando en el territorio del Delta del Paraná, tanto desde nuestra organización como de otras OSCs, de la academia, del sector científico y de varios organismos de gestión, solicitamos:

  • Considerar al PIECAS-DP como el ámbito institucional para ese necesario trabajo de concentración y articulación interministerial, interjurisdiccional e intersectorial. Para ello se vuelve urgente institucionalizar formalmente al PIECAS-DP redefiniendo su estructura institucional, composición, presupuesto, alcances y competencias.
     
  • Fomentar y fortalecer espacios de trabajo interdisciplinarios y de construcción participativa de acuerdos con todas las partes interesadas respecto de la visión y modelo de desarrollo sostenible para el Delta del Paraná (ej: Comité Intersectorial de Manejo del Sitio Ramsar Delta del Paraná). Se debe incluir a productores, pescadores, pobladores, actores sociales vinculados al uso de los recursos del delta, organizaciones de la sociedad civil, universidades y centros de investigación.
  • Avanzar en la identificación de actividades productivas sostenibles y buenas prácticas, que se adapten a las características de los humedales del Delta del Paraná garantizando el mantenimiento de las funciones ecológicas y beneficios que brindan estos ecosistemas para nuestra generación y las futuras.
     
  • Fomentar marcos normativos que promuevan dichos usos o modos en los que se desarrollan algunas actividades humanas y restrinjan otras capaces de transformar a los humedales en ecosistemas terrestres. Por lo tanto, que no se adaptan a las condiciones naturales del delta.
     
  • Promover estrategias de ordenamiento ambiental del territorio del Delta del Paraná ancladas en el enfoque de la ecología del paisaje considerando las unidades de paisaje de humedal ya inventariadas. Consolidando corredores de biodiversidad como elementos centrales para dicho ordenamiento y teniendo en cuenta el valor de las actividades productivas tradicionales desarrollada de modo sustentable.
     
  • Avanzar en el mantenimiento y diseño de paisajes sustentables en toda la región, teniendo en cuenta tanto la estructura y dinámica de sus humedales como las actividades humanas que en ella tienen lugar. De manera tal que se contribuya a un desarrollo efectivamente sustentable del Delta del Paraná, enmarcado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. 

*Según datos provistos por el Museo de Ciencias Naturales A. Scasso a partir de fuentes de información de la NASA. 

Fuego en el Delta (UNSAM)