Humedales de la Bahía de Panamá, ahora son un área protegida por ley

Inicio » Noticias » Costas y deltas llenos de vida » Conservación de humedales costeros » Humedales de la Bahía de Panamá, ahora son un área protegida por ley
Noticias

El gobierno panameño muestra interés en la protección de estos ecosistemas.

  • Mediante la normativa, publicada en Gaceta Oficial No.27717 del día de ayer, se reconoce al sitio como parte de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras, siendo el único en toda Centroamérica que concentra de 1 a 2 millones de aves playeras migratorias.
  • Su extensión abarca 85,664 hectáreas, de las que 39,703 corresponden a superficie terrestre, mientras que 45,960 integran la superficie marina de la Bahía de Panamá. Es el segundo Sitio Ramsar de mayor extensión en el país.

Panamá  Quizás muchos conocen la Bahía de Panamá por ser uno de los sitios más pintorescos de la urbe capitalina; sin embargo,  desconocen que este lugar representa una de las áreas de alimentación y descanso más importantes del mundo para aves playeras migratorias y hogar de especies amenazadas.

En este contexto, tomando en referencia diversas acciones de lucha para su preservación, impulsadas por un grupo de aliados comprometidos de organizaciones locales e internacionales, comunidades, empresas, academia, científicos e individuos, el gobierno panameño sancionó el proyecto de Ley N° 39 que declara refugio de vida silvestre Sitio Ramsar Humedal Bahía de Panamá como parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de la Autoridad Nacional del Ambiente.

La defensa por los derechos en pro de su conservación y el derecho a un ambiente sano y las múltiples acciones respaldadas por investigaciones especializadas fueron un eje fundamental en este logro. La importancia de estos humedales es de gran relevancia, pues son barreras naturales que protegen de las inundaciones a las áreas aledañas del sitio, además sus manglares capturan el carbono de la atmósfera lo que permite mitigar y adaptarnos al cambio climático.

El presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela, quien fue el encargado de sancionar esta normativa, se mostró complacido de dar este paso pues sostuvo que el derecho aun ambiente sano es una de las iniciativas principales de su gestión. “Cumple el ejecutivo con una iniciativa que viene de la Asamblea y sobre todo, viene de una lucha de sectores ambientalistas para la protección de la Bahía de Panamá”, manifestó el mandatario panameño.

Julio Montes de Oca, Jefe de Oficina de Wetlands International en Panamá: «Es un gran logro abriendo paso a la culminación de esfuerzos que se viene realizando a través de años y que nació por iniciativa de la sociedad civil y organizaciones, es poder consolidar la protección de los humedales de Panamá. Ya es histórico no solo para la ciudad de panamá sino para el mundo».

Para Rosabel Miró, directora de la Sociedad Audubon Panamá, uno de los organismos no gubernamentales (ONG) que fortaleció estas acciones con la creación del Plan de Conservación de los humedales de la Bahía de Panamá entre otras iniciativas, es necesario iniciar lo más pronto posible, en coordinación con el Comité Nacional de Humedales de Panamá, la elaboración del Plan de Manejo del área para una gestión adecuada de esta reserva y así cumplir con las disposiciones de la ley.

En tanto Emilio Sempris, sub-administrador de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), en representación de Mirei Endara, explicó “el área protegida, Humedal Bahía de Panamá, no solo pertenece a nuestro país, sino le pertenece al mundo, por lo que debemos demostrar que somos capaces de mantenerla, para que podamos disfrutar de su riqueza natural y que en el futuro las próximas generaciones continúen recibiendo sus innumerables beneficios”.

Dentro de las disposiciones generales de la ley se acuerda conservar, proteger y restaurar los humedales, bosques, espacios marinos y costeros, al igual que sus especies, especialmente de aves playeras, acuáticas migratorias y estacionales que dependen de este sitio, en coordinación con las comunidades cercanas al área protegida.

Asimismo se prohíbe la cacería, el depósito de desechos sólidos, el vertimiento de sustancias que contaminan las aguas marinas y fluviales sin su debido tratamiento, la tala, desmonte, relleno, extracción y cualquier otra actividad que afecte el flujo hidrológico de los manglares, entre otros.

Audubon Panamá y Wetlands International, conjuntamente con otras ONG´s, empresas, instituciones del gobierno, autoridades locales y grupos comunitarios continuarán trabajando en alianza para dar seguimiento a cada uno de los puntos dictados en esta ley para posicionar a Panamá a nivel mundial en un importante escalón dentro de la preservación de los ecosistemas marino costeros.