Tras nueve años de trabajo junto a las comunidades, volvió el verde a los humedales de Guanacache, en Mendoza

Inicio » Noticias » Reservas de agua disponibles desde las montañas hasta el mar » Resiliencia comunitaria » Tras nueve años de trabajo junto a las comunidades, volvió el verde a los humedales de Guanacache, en Mendoza
Noticias

Tras nueve años de trabajo en nuestro proyecto “Conservación y restauración del Sitio Ramsar Lagunas de Guanacache, Desaguadero y del Bebedero«, que comenzamos en 2011 con el apoyo del Concurso del Agua de FVSA y Coca-Cola, logramos que volviera el verde a la laguna.

Durante este tiempo, junto a las comunidades locales, y en alianza con Fundación AVINA y Coca-Cola, trabajamos para revertir la degradación de estos humedales y logramos recuperar los servicios ecosistémicos y en particular el agua, un recurso clave para la subsistencia de las comunidades que viven ahí.

El proyecto benefició a más de 300 familias. La mayoría son ganaderos, cuyos animales sobreviven gracias al agua que se acumula en las obras del proyecto.

En 2011 comenzamos a trabajar en algunas áreas piloto de este inmenso Sitio Ramsar con el objetivo de restaurar 1.000 hectáreas de humedales para mejorar la calidad de vida de sus pobladores. Nuestras acciones consistieron en la construcción de azudes, pequeños muros para capturar sedimento, elevando el nivel de base de las lagunas y acumulando agua de lluvia. Las obras fueron diseñadas, acordadas y realizadas con los habitantes de las lagunas con apoyo y acompañamiento del gobierno provincial.

Desde el comienzo del proyecto a la fecha se realizaron 16 obras de restauración en tres localidades de la provincia de Mendoza: San Miguel de los Sauces, El Retamo y El Forzudo. Se construyeron en lugares estratégicos con el objeto de acumular agua de lluvia y, sobre todo, capturar sedimento para la recuperación de los suelos degradados por erosión.

Con la construcción, mantenimiento y funcionamiento de estas obras se encuentran en proceso de restauración unas 1.000 hectáreas de humedales y ambientes circundantes relacionados. La intervención se realizó en una franja continua de campo de unos 60 km de longitud por unos 15 km de ancho, cuya superficie aproximada representa casi el 5 % de todo el Sitio Ramsar.

Este proyecto está generando un impacto positivo en el territorio y contribuye a mejorar la calidad de vida de sus habitantes, aportando a la conservación a largo plazo del humedal.